El actual Reglamento de eficiencia energética de alumbrado exterior, adoptado por el Real Decreto 1890/2008, tuvo por objeto establecer las condiciones técnicas de diseño, ejecución y mantenimiento que debían reunir las instalaciones de alumbrado exterior.

La finalidad de estas condiciones técnicas son las de lograr la eficiencia y ahorro energético, así como disminuir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), limitar el resplandor luminoso nocturno y reducir la luz intrusa o molesta. 

Pero ante los avances tecnológicos, se ha hecho necesario disponer de determinadas Instrucciones Técnicas Complementarias actualizadas, en lo que se refiere a equipos de regulación y gestión de instalaciones, así como criterios más exigentes sobre eficiencia energética.

El vigente reglamento debe actualizarse incorporando la tecnología LED, que hasta el momento solo ha sido parcialmente recogida en la Guía de Interpretación del reglamento (publicada en 2013).

Esta tecnología LED ha avanzado en su desarrollo como fuente de luz para su aplicación en las instalaciones de alumbrado exterior, apareciendo en el mercado productos que se la implantan para sustituir a la iluminación convencional.

Ante esta necesidad de actualización, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo aconseja abordar la revisión de este Reglamento de 2008, incorporando los mencionados avances tecnológicos y actualizando las Instrucciones Técnicas Complementarias, así como la inclusión de alguna nueva, de forma que se contribuya a una mejora de la eficiencia energética y lograr con ello una reducción de costes y protección del medio ambiente.

El nuevo proyecto de Real Decreto que aprueba el Reglamento de ahorro y eficiencia energética y reducción de la contaminación lumínica de instalaciones de alumbrado exterior y sus instrucciones técnicas complementarias ha sido sometido a un primer trámite de información pública en 2019 y a un segundo trámite en julio de 2021, en los que las distintas entidades han tenido la oportunidad de presentar las alegaciones que han considerado oportunas.

 

Objetivos de la modificación del reglamento

Los objetivos planteados para esta modificación del reglamento quedan recogidos de la siguiente forma:

  1. Incorporar la tecnología LED consolidada, mediante su regulación técnica en un nuevo Reglamento de eficiencia y ahorro energético en instalaciones de alumbrado exterior y sus instrucciones Técnicas Complementarias.
  2. Adaptar la reglamentación española en este ámbito a la evolución de la técnica. 
  3. Establecer las condiciones técnicas de diseño, ejecución y mantenimiento que deben reunir las instalaciones de alumbrado exterior para:
  • Mejorar la eficiencia y ahorro energético, al tiempo que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Limitar el resplandor luminoso nocturno o contaminación luminosa y reducir la luz intrusa o molesta.
  1. La aplicación de este Reglamento de eficiencia energética no supondrá deterioro en la seguridad vial y en la de los peatones y propiedades que deben proporcionar las instalaciones de alumbrado exterior.

La finalidad de este alumbrado es contribuir a crear el ambiente visual nocturno que permita disminuir el riesgo de accidentes y aumentar la fluidez de la circulación de vehículos, creando las condiciones adecuadas para la conducción y una visibilidad idónea para el peatón, su seguridad y la de los edificios y bienes del entorno.

  1. El nuevo Reglamento no tiene por objeto establecer valores mínimos para los niveles de iluminación en los distintos tipos de vías o espacios a iluminar, que se regirán por la normativa que les sea de aplicación.

 

Ventajas que aporta la tecnología LED en las instalaciones de alumbrado exterior

Las innovaciones en la tecnología LED que son tenidas en cuenta en el nuevo reglamento de eficiencia energética traen consigo una serie de ventajas añadidas:

  • Ahorro energético: el consumo de luz para la iluminación de espacios exteriores supone un importante gasto energético. La iluminación tradicional genera más calor para producir y mantener la luz que si se sustituye por iluminación LED, algo que se hace notar en el consumo eléctrico.
  • Reducción de las emisiones de CO2: la implementación LED en los proyectos urbanísticos supone una reducción de las emisiones de CO2, lo que permite contribuir al cumplimiento de la normativa y objetivos europeos en este sentido.
  • Reducción de los costes económicos: el coste de la instalación de la tecnología LED se amortiza en un periodo de tiempo relativamente corto debido a la prolongación de la vida útil de las luminarias LED y su bajo coste de mantenimiento.
  • Modernización: la tecnología LED aplicada al alumbrado público permite tener acceso a la red inalámbrica de la ciudad, lo que supone un mayor control sobre la vigilancia de seguridad, los cortes de energía, etc., es decir, abre el camino al desarrollo de la smart city o ciudad inteligente.
  • Incremento de la seguridad ciudadana: la iluminación LED se basa en el Índice de Reproducción Cromática (IRC) elevado, algo que permite una mejor percepción de los colores reales de los objetos, y con ello una mayor sensación de seguridad.

Utilizar la tecnología LED en carreteras permite también una mejor visibilidad vial, con lo que se reduce el nivel de riesgo de accidentes de tráfico.

Con la aplicación del nuevo Reglamento de eficiencia energética de alumbrado exterior, estas innovaciones de la tecnología LED nos acompañarán cada vez más en los diseños de nuevas instalaciones.

En Genia Energy Solutions podemos aportar soluciones tecnológicas adaptadas a cada diseño, partiendo de un estudio lumínico que, además, permita evaluar la inversión y capacidad de ahorro antes de realizar la inversión o la adquisición de la tecnología.

Si necesitas más información, no dudes en contactarnos.