La actual situación de cambio climático ha motivado el desarrollo de tecnologías innovadoras dirigidas a minimizar sus efectos y favorecer un desarrollo sostenible.

Estas tecnologías tienen como objetivo el consumo sostenible de los recursos y el cambio del modelo energético hacia el uso de las energías renovables y la eficiencia energética, capaz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y descarbonizar la economía.

La tecnología LED y la energía solar son dos de estas tecnologías innovadoras. Ambas resultan prometedoras para reducir los costos de energía y mejorar la eficiencia energética en edificios, hogares, empresas o ciudades.

Mientras que la iluminación LED se basa en el principio de convertir la electricidad en luz con alta eficiencia, la energía solar se basa en convertir la luz en electricidad.

En ambos casos, se trata de dispositivos electrónicos que utilizan materiales semiconductores para realizar su función.

En el caso de los LED, el semiconductor es un diodo que permite la circulación de la energía a través de él (electrones), en un solo sentido, creando una radiación electromagnética en forma de luz.

El diodo puede variar su intensidad, lo que permite que los LED sean capaces de emitir luz a distintas temperaturas de color.

Por su parte, los sistemas de energía solar se basan en el efecto fotovoltaico, que consiste en que la luz del sol sirve para generar electricidad.

Cada panel solar está formado por células solares (semiconductores) que contienen átomos densamente empaquetados. Al incidir la luz sobre estas células solares, los fotones de la luz desprenden electrones de estos átomos, generando electricidad.

La electricidad generada en estos paneles solares puede ser utilizada para alimentar dispositivos o ser almacenada en baterías.

Esta electricidad generada puede abastecer el propio consumo energético en viviendas, edificios, empresas, industrias, e incluso en la vía pública. Este autoconsumo supone ahorro y eficiencia energética gracias a esta energía renovable.

Entre ambas tecnologías, LED y energía solar, hay un punto de encuentro. La combinación de ambas, aprovechando la electricidad generada por la energía solar fotovoltaica para la iluminación con sistemas LED inteligentes.

 

Qué sucede cuando unimos la tecnología LED y la energía solar 

La energía solar fotovoltaica puede producir electricidad a través de dos tipos de sistemas:

  • Sistemas fotovoltaicos conectados a la red: el generador fotovoltaico se encuentra acoplado a un inversor que opera en paralelo con la red eléctrica convencional.
  • Sistemas aislados de energía solar fotovoltaica: la energía eléctrica generada por los paneles solares es almacenada en paneles de energía.

 

Dentro de los sistemas aislados de energía solar fotovoltaica tenemos a las luminarias solares. Estas funcionan almacenando energía durante el día y se encienden durante la noche, sin depender de la red eléctrica.

La incorporación de la tecnología LED a las luminarias solares ha supuesto una mejora de su eficiencia energética, al tener un mayor rendimiento y vida útil.

Este tipo de luminarias suponen una alternativa interesante para aquellas zonas donde resulta difícil la instalación eléctrica y para lugares donde no llega el alumbrado público.

De entre las ventajas de esta combinación de luminarias LED y energía solar, podemos destacar:

  • Obtención de energía gratis ilimitada: el sol es una fuente de energía natural e inagotable.
  • Consumo de energía limpia y sostenible: la energía solar no origina residuos y no produce emisiones contaminantes a la atmósfera.
  • Fácil instalación: las luminarias solares no necesitan estar conectadas a la red, por lo que no requieren de infraestructura, ni obra civil, haciendo más simple su instalación.
  • Iluminación eficiente: las luminarias LED proporcionan una iluminación eficiente y puede cubrir una gran área. Estas luminarias, además, son más resistentes a la intemperie y la mayoría de modelos tienen un alto grado de protección.
  • Retorno de la inversión a corto plazo: esta tecnología requiere de una inversión inicial que se recupera en un corto plazo de tiempo gracias a su fácil instalación y su bajo coste en mantenimiento.
  • Seguridad: estos sistemas no tienen cables externos, ni partes móviles, evitando el riesgo de accidentes para el usuario.

 

Estos sistemas de iluminación LED solar pueden ser empleados en la iluminación de calles y aparcamientos, ofreciendo a las ciudades una forma económica de iluminar la vía pública y garantizar la seguridad de peatones y conductores.

También pueden emplearse en semáforos, garantizando la continuidad de su funcionamiento independiente frente algún corte en la red eléctrica, o ser utilizada en luces de señalización.

Otro uso frecuente de este tipo de luminarias es en jardines, empleándose para iluminar el suelo a lo largo de un camino, calzadas, escalones y como un elemento del diseño.

 

Conoce los consumos de la Iluminación LED Inteligente 

Las luminarias LED inteligentes permiten un consumo más eficiente de la energía, permitiendo alcanzar ahorros superiores al 90%.

Estas luminarias disponen de sensores integrados que se comunican de forma inalámbrica, aportando datos que permiten optimizar la eficiencia de la instalación:

  • Apagado o encendido automático gracias a sensores de ocupación.
  • Lamas regulables y ópticas ajustables para dirigir la luz hacia donde se necesite.
  • Sensores que captan la intensidad de la luz natural, permitiendo regular la potencia de la luminaria, sin perder calidad lumínica.
  • Sistema de programación automática de cambios de iluminación, según se requiera.

 

La información que aportan estos sistemas LED inteligentes permite reducir el consumo de energía sin perder calidad lumínica y garantizando el confort visual adecuado en cada caso.

 

Podemos analizar las necesidades de tu empresa

Para determinar la capacidad de ahorro que ofrece un sistema de iluminación LED inteligente y cómo debería ser su instalación para lograr los objetivos deseados (ahorro/inversión/retorno/consumo responsable) es necesario la realización de un estudio lumínico previo.

En Genia Energy Solutions realizamos este estudio lumínico consistente en:

1) Toma de datos: medidas de las instalaciones, altura a la que irán las luminarias, niveles de iluminación actual, normativa, horas de trabajo, etc.

2) Proyección con dialux: se realiza una simulación en tres dimensiones de la instalación y se distribuye el sistema de iluminación inteligente para evaluar su comportamiento. Esto permite garantizar la luminosidad mínima y uniformidad que se requiere en la instalación, así como el cálculo de la distribución para colocar el menor número de puntos de luz posible.

3) Estudio de rentabilidad y análisis financiero: se calcula el ahorro energético comparado con los datos de la instalación actual.

Los resultados de nuestros estudios lumínicos permiten, por tanto, determinar qué solución es la que mejor se adapta a los requerimientos de la instalación, y evaluar la inversión y capacidad de ahorro antes de realizar la inversión o la adquisición de la tecnología.