Los sistemas de iluminación son los responsables de buena parte del consumo energético de las empresas y, debido a esto, son uno de los puntos claves para la mejora de la eficiencia energética.

Además, estos sistemas de iluminación deben ofrecer una óptima iluminación en los edificios y en los lugares de trabajo, garantizando el confort lumínico.

Así lo establece la sección H3 del Código Técnico de la Edificación en España, donde se recogen los requisitos mínimos a considerar, y cuyo ámbito de aplicación son las instalaciones interiores de iluminación (a excepción de las emergencias e interiores de vivienda) en edificios nuevos o en reformas de edificios existentes.

Todo esto supone una mayor exigencia en cuanto a visibilidad, seguridad y eficiencia energética en los sistemas de iluminación de las empresas. Lo que sitúa a la tecnología LED como la mejor alternativa.

Los sistemas de iluminación LED inteligente ofrecen sistemas de regulación y control que son claves para lograr una mayor eficiencia de la instalación.

Estos sistemas permiten adecuar el aporte de luz a cada espacio y momento, ajustando, por tanto, el consumo de energía a la demanda.

Los sistemas de control y regulación pueden consistir en sensores de luz que regulan la iluminación en función del aporte de luz natural, mediante el apagado-encendido o de forma progresiva.

También pueden tratarse de detectores de movimientos o presencia, o controladores con horarios establecidos que optimizan el aprovechamiento de la energía, reduciendo los costes energéticos.

Además, en la instalación puede establecerse una zonificación de las luminarias en circuitos independientes, dando flexibilidad al sistema y reduciendo los consumos.

En cualquier caso, estos sistemas de regulación y control pueden llegar a lograr un ahorro en el consumo energético del 15% o incluso mayor, lo que supone un rápido periodo de amortización de la instalación del sistema de iluminación LED inteligente.

A esto se le suma el ahorro en mantenimiento que suponen las luminarias LED, gracias a su mayor vida útil.

 

Eficiencia energética

Mejorar la eficiencia energética es una de las estrategias necesarias para lograr la sostenibilidad empresarial.

Una sostenibilidad que permitirá a la empresa estar preparada ante futuros escenarios, mejorar la satisfacción de clientes cada vez más críticos con las políticas de sostenibilidad, cumplir con las leyes y regulaciones, mejorar la eficiencia operativa y la reputación corporativa.

El papel de los sistemas de iluminación para lograr esta eficiencia energética es clave y, por eso, un buen análisis y planificación de los mismos son necesarios.

Así lo ha sabido ver la empresa Coca-Cola Europacific Partners, en Barcelona, que ha incluido en su estrategia de sostenibilidad medidas para lograr la eficiencia en su consumo energético.

Para ello, han llevado a cabo la renovación de su sistema de iluminación, instalando una solución basada en luminarias LED inteligentes de Digital Lumens.

Las nuevas luminarias fueron instaladas en las zonas de almacén, producción y cámaras, abarcando una superficie de 70.000 m2. Esto la ha convertido en la mayor instalación de iluminación inteligente IoT de España, en estos momentos.

Esta renovación del sistema de iluminación ha supuesto para Coca Cola Europacific Partners mejorar la calidad lumínica de la instalación, optimizar patrones y la distribución de la iluminación y garantizar una mayor seguridad en las áreas de trabajo.

Si estas mejoras las traducimos en términos de ahorro energético, vemos que la compañía ha logrado alcanzar ahorros que superan el 93% en el consumo energético (3,8 millones de kWh/año) y una reducción en las emisiones de 1.265Tm de CO2/año.

Un ejemplo que deja claro el papel de un adecuado sistema de iluminación para la eficiencia energética y la sostenibilidad empresarial.

 

Confort lumínico

Los sistemas de iluminación LED inteligentes, además de permitir una mayor eficiencia energética, deben garantizar el confort lumínico.

Con estos sistemas de iluminación se puede gestionar las necesidades de iluminación de cada área, adecuándose a la actividad que se realice.

Este correcto tratamiento de la luz, adaptado a cada espacio de trabajo, permite incrementar la capacidad de concentración de las personas y equipos, y con ello, la productividad.

Además, crear un ambiente agradable para los sentidos afectará a las emociones y a la forma de actuar. Así, por ejemplo, se pueden crear ambientes que seduzcan a los clientes y les impulse a la compra, o bien, favorezca un estado de ánimo positivo en los trabajadores.

Un sistema de iluminación LED inteligente puede resaltar aquellos elementos que interesan y crear diferentes ambientes gracias a la utilización de la temperatura de color y sus efectos, la reflexión, la regulación de la intensidad y dirección del haz de luz.

Se pueden crear espacios con luz ambiental, decorativa, de apoyo, de trabajo, concentración, relajación, etc.

Una iluminación que puede ser dinámica y adaptada a los ciclos de luz natural y biorritmos.

Cualquier proyecto de iluminación debe tener en cuenta todos estos aspectos del confort lumínico, además de los aspectos normativos.

 

Regulación y control

La eficiencia energética y el confort lumínico que se logra con un sistema de iluminación LED inteligente depende del sistema de control y regulación de que disponga.

Un sistema de control y regulación adecuado combinará sistemas de control de tiempo, de ocupación, de aprovechamiento de la luz natural y de gestión de la iluminación.

Esto permitirá establecer patrones de encendido y apagado de luces según un horario establecido, encendidos y apagados en base a la detección de presencia, regulación de la intensidad lumínica, etc.

Un ejemplo de estos sistemas de control y regulación lo constituye el sistema DALI (Digital Addressable Lighting Interface), un estándar bidireccional en el que la información va desde el controlador hacia los equipos de iluminación que ejecutan las órdenes y las solicitudes de información.

El sistema DALI ofrece un amplio número de posibilidades, con controles, sensores, dispositivos, equipos de control y luminarias que trabajan en conjunto.

La correcta instalación de estos sistemas permitirá alcanzar importantes ahorros energéticos y mejorar la eficiencia energética de la empresa. Pero, para que esto sea así, es necesario realizar un estudio lumínico previo, que determine la viabilidad técnica y económica de la instalación de un sistema de iluminación LED inteligente.

 

Estudio lumínico