En el 2050, un 66% de la población tendrá acceso a distintas plataformas digitales desde las ciudades o núcleos urbanos. Un indicativo de que el internet de las cosas (IoT) es una realidad cada vez más presente en nuestro día a día.

Una realidad que avanza planteando soluciones sobre innovación urbana y eficiencia energética, donde la conectividad va a desempeñar un papel clave.

Esta conectividad se basa en el intercambio de datos de forma bidireccional entre equipos y softwares desplegados en sistemas como puede ser el del alumbrado. Una conectividad que resulta fundamental para el desarrollo de la iluminación inteligente (smart lighting) o de ciudades inteligentes (smart city).

La combinación de los avances de esta conectividad y las ventajas de la tecnología LED dan como resultado los sistemas de iluminación LED inteligente.

Unos sistemas capaces de interactuar con el entorno, gracias a una red de dispositivos LED inteligentes y sensores, permitiendo maximizar el rendimiento y la eficiencia de la iluminación.

Estos sistemas LED inteligentes se integran, a su vez, como parte de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) necesarias para optimizar la gestión de las infraestructuras y servicios urbanos en lo que sería una ciudad inteligente, con el objetivo de lograr un desarrollo sostenible e integrador.

 

Conectividad en ciudades inteligentes

El primer elemento de conectividad en las ciudades inteligentes son los sistemas de alumbrado público mediante la iluminación LED inteligente.

Esta smart lighting tiene la capacidad de monitorear y controlar toda la infraestructura de iluminación y, con ello, obtener datos sobre el estado y rendimiento que pueden servir para hacer mejoras relativas al bienestar y seguridad a los ciudadanos.

Algunas de las aplicaciones de esta iluminación inteligente en las smart cities son:

    • Aportar luz a demanda: con los sensores de presencia se puede dinamizar la luz, mejorando el ahorro energético y optimizando la disponibilidad de luz cuando y donde sea necesaria.
  • Obtener información a tiempo real y del estado exacto de cada una o grupo de luminarias. 
  • Realizar un seguimiento del rendimiento de la iluminación de la ciudad, el estado, el consumo de energía y los ahorros en diferentes ubicaciones y períodos de tiempo personalizables.
  • Obtener informes automatizados sobre el comportamiento y el rendimiento de la infraestructura de iluminación que permiten mejorar la eficiencia y el uso de la iluminación de su ciudad.
  • Establecer niveles correctos de luz en función de la hora y ubicación, lo que equilibra el uso de la energía y la comodidad de los ciudadanos.
  • Iluminación adecuada para garantizar la seguridad, por ejemplo, permitiendo a las cámaras de seguridad capturar imágenes de mayor calidad.
  • Alertas y notificaciones automáticas de fallos en el sistema de iluminación que permiten una rápida reparación o reemplazo, evitando que permanezcan las calles oscuras por periodos largos de tiempo.

Con estas y otras aplicaciones, los sistemas de iluminación LED inteligentes permiten a las ciudades lograr ahorros de energía de hasta el 80%, así como en mantenimiento y operativa.

También repercuten en el impacto ambiental, al reducir las emisiones de CO2, debido al menor consumo de energía, y reducen la contaminación lumínica, gracias a la adaptación del encendido e intensidad adecuada en cada caso.

Todo esto se traduce en una mayor eficiencia energética en las ciudades y un entorno más atractivo, seguro y habitable para los ciudadanos.

 

Conectividad e Iluminación LED Inteligente

La conectividad en un sistema de iluminación LED inteligente consiste en la transferencia de datos e información (vía red inalámbrica) entre cada uno de los dispositivos LED inteligentes y una plataforma de control de iluminación e inteligencia.

En el caso del sistema LED inteligente de Digital Lumens, esta plataforma de control es LightRules. Con ella se consigue:

  • Maximizar y validar el ahorro de energía y proporcionar un análisis detallado de las operaciones de una instalación.
  • Reducir el tiempo de inactividad y el mantenimiento mediante la realización de diagnósticos remotos y cambios en las configuraciones desde una laptop o un dispositivo móvil.
  • Garantizar la seguridad y comodidad, gracias al control y optimización de la iluminación, a los indicadores de advertencia luminosos y a las pruebas e informes automatizados del hardware de iluminación de emergencia.

 

Además de este control sobre la iluminación, la conectividad de un sistema de iluminación LED inteligente como el de Digital Lumens permite obtener datos de las operaciones, lo que facilita la toma de decisiones de cara a la optimización de la instalación. 

Así, en el caso de una empresa, se pueden obtener datos de ocupación de espacios que permitirán optimizar la organización de la instalación (distribución de maquinaria y productos, rutas de desplazamientos de empleados, etc).

Los datos obtenidos en estos sistemas de iluminación LED inteligente también servirán para llevar una mejor gestión y planificación energética de la empresa. 

Se puede disponer de información sobre el tiempo real de uso de energía por cada dispositivo y equipamiento, y hacer un seguimiento en base a unos objetivos de ahorro energético o rentabilidad de la inversión del proyecto.

También se pueden reducir los tiempos de inactividad al resultar más rápida la identificación de los equipos deteriorados o mediante la optimización de la programación de usos de los equipos.

Todas estas características que aporta la conectividad en los sistemas de iluminación LED inteligente sirven para lograr un mayor rendimiento y eficiencia energética de la instalación, lo que supone la mejor inversión, con gran valor a largo plazo.

Como ejemplo de ello, puedes consultar el proyecto realizado por Genia Energy Solutions para las instalaciones de Bayer Cropscience.